domingo, 18 de octubre de 2015

La Educación artística en números rojos

En España, a diferencia de la música, la Educación Artística no la han impartido especialistas ni en Infantil, ni en Primaria y a veces ni siquiera en Secundaria. La formación que muchas generaciones de docentes tienen en Arte o Educación Artística es ínfima o nula.

Actualmente como docente de esta materia en tres Universidades distintas de Madrid constato que en el grado (4 años) de Infantil o Primaria tienen una asignatura de 6 créditos CUATRIMESTRAL.

Es un hecho que, en nuestro país y en algunos más la Educación Artística está desapareciendo de la educación y de la vida de las personas. Por poner un ejemplo simple, el arte actual y contemporáneo es incomprendido, despreciado y ninguneado por una amplia parte de la ciudadanía ¿Porqué? por falta de formación e información (ignorancia) básicamente. ¿Cómo no va a ser desconocido? si esta disciplina se pone a la cola de las demás, en una casi confabulación para seguir manteniendo un sistema escolar antiguo, aunque se evidencie que no es eficaz y que no está cumpliendo los objetivos.
Nuestro sistema educativo debería tener especialistas en Educación Artística en Infantil, Primaria y Secundaria.
El Roto
La Escuela, en origen, no se crea con ese fin, como ilustra el magnífico filósofo El Roto, sino para cuidar a los niños y niñas hijos de la clase trabajadora, formar mano de obra cualificada y sobretodo, obediente. En este tipo de Escuelas, las disciplinas artísticas no tienen cabida.

Como tenemos que trabajar con lo que hay, es decir con la nueva y controvertida Ley de Educación que se acaba de implantar, la propuesta es, siempre desde la legalidad, hacer lo contrario que propugna la Ley cumpliéndola a rajatabla. La Educación Artística está en números rojos como asignatura aislada y encima no la imparten especialistas, como la música. Propongo que el profesorado haciendo un esfuerzo trate de aunar disciplinas (integrar conocimiento) lo que facilita el aprendizaje significativo; al introducir la Educación Artística para facilitar experiencias, se produce lo que es el único y verdadero aprendizaje. Así trabajan los artistas, los de antes y los de ahora, uniendo disciplinas, porque en la vida están unidas y tanto la ciencia como el arte pretenden lo mismo: entender la vida.

Como profesora de Formación de Profesorado uno de mis objetivos este curso es motivar a las futuras generaciones docentes para qué a través de experiencias de Educación Artística integrales contribuyan a la formación de personas sanas, íntegras y felices.









2 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo comentado en esta entrada. Pienso, que la Educación Artística es una disciplina que se está dejando olvidada, ya no únicamente porque la legislación crea más importante muchas otras por encima de esta, sino porque, las personas dejan de lado esa parte creativa que se tiene de pequeño.
    Personalmente, siendo Técnico Superior en Educación Infantil y futura docente de Educación Primaria, considero importante esta disciplina, ya no solo trabajada como tal, sino interrelacionándola con las demás. Cuando somos pequeños nos apasiona el dibujar, pintar, todo lo que tenga que ver con trasmitir aquello que nos gusta en un papel, pero a medida que avanzan los años, muchas personas dejan ese gusto de lado porque ya no lo consideran importante, y si a eso se suma el no tener alguien que te lo inculque poco a poco y te haga sentir la importancia que aún tienen los dibujos, es muy difícil que todo el mundo siga sin motivación. Por ello, pienso que, no debería de quitársele importancia a las Artes Plásticas, ya que es algo que nos permite dejar volar nuestra imaginación, poner en práctica nuestra creatividad y trasmitir aquello que sentimos o pensamos a través de un lenguaje que no es el habitual, como lo es el oral. Hay que dejar paso a la libertad de expresión en las aulas, hacer divertidas las clases y sobre todo, como docentes darnos cuenta de que, como mejor se aprende es practicando, y no memorizando todo aquello que se nos cuenta y posteriormente se plasma en un examen, porque esa es justo la información que se olvida, y solo permanece aquello que hemos podido disfrutar, aquello que nos ha gustado y aquello con lo que hemos podido aprender experimentando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación, estoy convencida de ello.

      Eliminar