sábado, 21 de noviembre de 2015

La Dehesa Mágica

Dehesa Mágica Agustín Ibarrola 2015
En la Dehesa de Garoza (Muñogalindo, Ávila) el escultor Agustín Ibarrola ha pasado largas temporadas creando y trabajando sobre el paisaje.
Al pasear por el recinto de 11 hectáreas es emocionante ir descubriendo las 115 intervenciones del artista en las piedras de granito de la Dehesa.

El trabajo de este escultor de 85 años que se acaba de inaugurar este otoño, tiene una relación directa con lo ancestral del ser humano quien, desde la prehistoria, ha dejado su impronta sobre las rocas. Cerca de la Dehesa hay restos prehistóricos y el castro de la Ulaca uno de los más grandes que se conservan, que él conoce.

Pasear por la dehesa es mágico, las niñas y niños que recorren este espacio disfrutan y entienden perfectamente la abstracción y poesía de las piedras. La magia consiste en descubrir cómo cada instante es distinto, las sensaciones, no sólo las visuales, van cambiando: el olor de las plantas aromáticas embriaga, el movimiento de las nubes, la brisa, el viento, el silencio, los pájaros, los árboles o los animales salvajes. Toda la finca está vallada pero no hasta el suelo, para permitir que continúen circulando libremente por su espacio.

Todo ello nos permite conectar, desde nuestra esencia de seres humanos, con la dimensión cósmica y con el universo porque ese es también el lenguaje de la naturaleza y el arte. Esta es una experiencia multidisciplinar y por tanto el aprendizaje es significativo.

http://www.agustinibarrola.com/portfolio/finca-de-garoza-avila/

Instrucciones para visitar este lugar y otros...:

1º De ser posible, id con niñas y niños cuanto más pequeños mejor, el escultor es un abuelo en la plenitud del trabajo artístico de su vida y, a su edad y en infancia, se habla el mismo lenguaje.

Silencio y Paisaje
Agustín Ibarrola, Dehesa de Garoza 2015
2º De no ser posible, se puede intentar apagar la mente analítica (hemisferio cerebral izquierdo) y encender la poética y artística (hemisferio derecho). Ibarrola no ha puesto título a sus piedras para facilitar ese ejercicio.

3º Apagar el móvil y tratar de estar presentes y escuchar el silencio y la paz de la Dehesa, esto permite poder percibir no sólo el lenguaje del artista sino el de las plantas, las piedras y los animales.

4º Usar todos los sentidos: Oler, tocar, subir, bajar y rodear piedras y conjuntos de ellas.

5º Disfrutar la EXPERIENCIA
Dibujos de nubes y piedras
Agustín Ibarrola 2015

Dehesa de Garoza Agustín Ibarrola 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada